Tres integrantes de ALTAI, Andoni, Miguel A. y Jose, nos acercamos en agosto de 1998 a la Cordillera Alpina con el deseo de coronar dos grandes cimas: el Mont Blanc y el Cervino.

Mont Blanc (4.807 m)

 

Ruta de los Cuatro Miles con el Mont Blanc al fondo
Unos pocos días después de nuestra llegada a Chamonix y gracias a las esperanzas que nos facilitaron los partes meteorológicos, tomamos el Teleférico a la Aiguille du Midi (3.842 m.), la ruta de los cuatro miles nos aguardaba en la siguiente jornada.

 

Instalamos nuestra tienda en el Col du Midi (3.532 m.) y ya entrada la madrugada comenzamos la ascensión, pasando ya con el día amanecido por el Col de la Brenva.

Nuestra tienda montada en el Col du Midi (3.552 m)Col de la Brenva y último tramo de ascensión al Mont Blanc
Nuestra tienda montada en el Col du Midi (3.552 m)Col de la Brenva y último tramo de ascensión al Mont Blanc
La cumbre del Mont Blanc fue coronada el 20 de agosto en un día espléndido de vistas increíbles. El regreso se hizo duro pero por fin llegamos a la tienda y tomamos de nuevo el teleférico descendiendo a Chamonix.

Cervino - Matterhorn (4.474 m)

Cervino - MatterhornNuestro siguiente destino no era otro que el Cervino, una de las montañas más fotografiadas del mundo, el rey del Valais suizo.
Arista Hornli del Cervino
Pasamos la noche del 21 de agosto en Randa, en el portal de la iglesia, y a la mañana siguiente tomamos el tren que sube a montañeros y turistas al encantador pero un poco agobiante pueblo de Zermatt. Posteriormente dos teleféricos nos ascendieron ya a más de 2.000 m. de altura tomando después un camino muy pisado y transitado hasta el Refugio Hörnli. Este “hotel” situado en un lugar privilegiado, al pie del Cervino, asombra a todo visitante por los precios astronómicos tanto de comidas como de estancia. Llevaros agua si tenéis pensado estar varias noches, se puede decir que el líquido elemento vale su peso en oro en este refugio (incluso habían quitado los grifos de los baños para que sea imposible coger agua en ellos).
Refugio Solvay (4006 m) El domingo 23 debido a la inestabilidad del tiempo pospusimos la ascensión para la siguiente jornada, y fue el 24 de agosto del 98 cuando a las 5 de la mañana comenzamos la ascensión al imponente pico que ante nosotros ascendía más de 1.200 metros. Amaneció unas decenas de metros antes de llegar a la cabaña de Solvay, donde desayunamos y disfrutamos de las vistas hacia el Monte Rosa y el Dom.

Llegamos a la zona de las cuerdas fijas (lugar donde ya nos pusimos los crampones) y el tiempo comenzó a inestabilizarse. Cada vez se iba nublando más y el frío y el viento se iban apoderando de nosotros, precisamente en uno de los lugares más concurridos y peligrosos de toda la ascensión. La decisión estaba tomada, el descenso. Estábamos a algunas decenas de metros de la cumbre, pero la nieve que comenzó a caer de forma abundante nos hizo inclinarnos por la bajada sin duda ninguna.

 En las cuerdas fijas Empezando a descender
Antes de entrar en las “cuerdas fijas”Ya en un momento del descenso

Sumergidos en una espesa niebla y dominados por un viento infernal, llegó el momento que sin duda cambió nuestro viaje. Miguel A. estaba en un rapel del descenso cuando le sorprendió una caída de piedras. Una de ellas le golpeó en la cabeza rompiéndole el casco y perdiendo por unos instantes el conocimiento. Con serios dolores, mareos y vómitos llegamos a la Cabaña Solvay, donde pasamos la noche, siempre en continua comunicación por emisora con los servicios de rescate de Zermatt.

A la mañana siguiente, un hermoso día despejado de verano, un helicóptero llegó hasta nosotros para efectuar el rescate, tanto de Miguel A. como del resto de sus compañeros. Miguel A. fue llevado al hospital de Sion, capital del Valais suizo, lugar donde le operaron de una fractura de cráneo y una seria hemorragia cerebral interna. Hoy en día y gracias a los servicios del personal del hospital se encuentra perfectamente, sin complicación alguna.

Rescate en helicóptero
 Rescate en helicóptero Rescate en helicóptero
Varias escenas del rescate en helicóptero desde la cabaña Solvay (4006 m)

 El Cervino no nos dejó coronar su cumbre. Por supuesto que regresaremos algún día, Zermatt y el Matterhörn serán en expediciones próximas destinos de ALTAI.

Pin It

Galerías Fotográficas

Galerías fotográficas

Aqui puedes ver las fotografías de algunos de nuestros socios.

Eduardo Rucandio
Luis Felices