El 18 de julio de 2001 los montañeros José Luis Rebanal y Luis Francisco Felices salieron para la república del Kazhastán, en Asia Central con la intención de ascender al Marble Wall de 6.440 m. y el pico Khan Tengri de 7.010 m.

KHAN TENGRI, EL SEÑOR DEL CIELO

Khan Tengri y Chapaev

Quizá uno de los momentos más importantes de un viaje, es la elección de dicho viaje, más si cabe cuando es de montaña. En nuestro caso desde un principio teníamos muy claro donde queríamos ir, por su localización, altura y por estar rodeado de numerosas montañas de aclimatación. Ese sitio era el Pico Comunismo, en el Pamir, una montaña de 7.495 metros muy bonita y además muy alta. Cuando todo estaba casi preparado y entrenando a tope una noticia acabó con toda nuestra ilusión. El gobierno tayiko prohíbe el vuelo al campo base.

En esta situación nos quedaron dos alternativas, suspender la expedición o ir a otra montaña. La repuesta ni la dudamos, cambiar de montaña. Después de barajar diferentes opciones nos quedamos con el Khan Tengri, una montaña de entre 6.995m y 7.010m, según la fuente que se consulte, de impresionante forma y también con una fama de ser muy dura.

Todas las informaciones que recogíamos nos decían lo mismo, mal tiempo y mucho frío.Después de estudiar la escasísima información de la zona y de ver algunos mapas de muy dudosa calidad decidimos embarcarnos en un proyecto muy interesante y arriesgado. Nuestra idea era ascender primero al Marble Wall, una montaña de 6.400 metros y de ese pico bajar directamente al campo base norte del Khan Tengri descansar unos días y comenzar la ascensión por su cara norte.

Campo I del Marble Wall

El Khan Tengri se puede subir por dos rutas consideradas normales, lo cual no quiere decir que sean fáciles; una discurre por la cara norte y otra por la sur, confluyendo las dos en la arista cimera. La cara sur es más fácil técnicamente pero presenta una zona de gran riesgo de avalanchas. La cara norte es más segura al ir por arista, pero más difícil técnicamente, siendo su catalogación de muy difícil inferior. Escogimos la norte.

Con estas ideas nos desplazamos a Almaty en Kazastán y desde aquí a través de una agencia local, organizamos los 28 días de ascensiones a las diferentes montañas. Los primeros días nos desplazamos Tuyk Su una zona del Tien Shan, al norte de Almaty, donde comenzamos la aclimatación. Ascendimos a diferentes cotas de entre 3500 y 4.000 metros, cuyos nombres desconocemos. Es una zona típicamente alpina con valles repletos de coníferas y que es usado por los habitantes de Almaty como zona de excursión los fines de semana.

Tras cuatro días en este lugar nos desplazamos de nuevo a la ciudad para el día siguiente salir de viaje a Akol. El viaje en coche fue un descanso para la vista, ya que lo único que observábamos eran inmensas praderas interrumpidas por colinas y no montañas. Es este el paisaje típico de Kazastán, junto con jinetes de todas las edades, cabalgando por dichas estepas. Akol es una especie de pabellón deportivo en mitad de una pradera y rodeado de árboles. Desde allí parten las expediciones al Marble Wall, Khan Tengri y a la otra gran montaña de la zona el Pico Pobeda de 7.435m, así como los trekkings que se realizan en la zona.

Desde aquí y en un camión militar nos desplazamos a Yerkolak, transcrito tal y como se pronuncia, ya que no aparecía escrito en ningún mapa. El viaje es por un valle típicamente alpino que haría palidecer al valle más bonito de los Alpes. Entre las nubes se apareció tímidamente el Khan Tengri con un aspecto impresionante y completamente nevado. Yerkolak es un sucio lugar con barracones mineros y donde es posible gestionar con mucha paciencia caballos para subir hasta el campo base del Marble.

Khan Tengri y Chapaev a su derecha. En la arista del Chapaev se sitúan los campos I y IIAl día siguiente salimos para dicho campo llegando con una buena mojadura y esperando que amaneciese un buen día para secar las cosas. Amaneció bueno y nada más secar la ropa salimos para el campo I. Aquí pasaríamos bastantes días ya que después de ascender al campo II y dejar un depósito con comida y gas, nos atrapó una borrasca. Estuvimos inmovilizados tres días con fuertes nevadas y limitando nuestra actividad a desenterrar las tiendas y a pasar hambre. Al tercer día despejó, pero la montaña estaba con mucha nieve recién caída y el deposito de comida estaba a 5.000 metros, así que decidimos bajarnos e intentar llegar a Akol a comer algo. Eso iba a suponer dos días como mínimo. Aparecimos en Akol con una figura bastante estilizada y aquí nos repusimos un poco de nuestro hambre.

Al día siguiente partimos en helicóptero para el campo base del Khan Tengri. El viaje fue una maravilla ya que el día estaba completamente despejado nos permitió ver el temible aspecto piramidal de la montaña. Una vez en tierra pasamos todo el día mirando la montaña y viendo a través del teleobjetivo a las cordadas ascender. Como en la gran mayoría de las montañas hasta que no estas en su base no te das cuenta de lo impresionantes que son.
Subiendo hacia la cumbre del Khan TengriLa ascensión es dura y se necesitan tres campamentos. El campo I está a unos 4.600 m al final de un empinada rampa de hielo donde ya comienzan las cuerdas fijas. El ascenso al campo II (5500m) es complicado debido a varios paso de escalada que tienes que realizar y a lo sostenida que es la arista. Se encuentra situado en un lugar privilegiado con unas vistas espectaculares al Khan Tengri. Para llegar al campo III, a 5.900m hay que ascender al pico Chapaev norte de 6.100 y luego descender. Dos tramos de escalada mixta lo hacen peligroso y más teniendo en cuenta que las cuerdas fijas a medida que subes en altura van disminuyendo su calidad. Aquí no se suele montar tiendas ya que se duerme en cuevas de hielo por el viento.
Cumbre del Khan TengriEl 11 de agosto llegó el día de salir para cumbre. Por delante 1.100 metros de desnivel y un consejo que nos habían dado, guardar las máximas fuerzas posibles para la bajada. La arista es muy rocosa, con poca nieve y continuos pasos de escalada. Hacía frío por el viento pero la temperatura no era muy baja. Entre 6.500 y 6.800 se concentran una serie de paso de escalada bastante duros y después de pasar el último, un muro de roca vertical a 6.800 m, comienza una rampa de nieve que nos llevaría directamente a la cima. A la 1,30 del mediodía nos hacíamos las fotos de rigor, con el logotipo del G. M. Altai y sin las banderas de nuestra región perdidas en el Marble Wall. Comenzamos un descenso muy largo y por supuesto muy duro como nos habían dicho. Sólo se puede rapelar en sitios muy concretos y el resto hay que destreparlos debido a que las cuerdas son más marañas de hilos, que cuerdas. Al día siguiente hubo que volver a subir al Chapaev para bajar al campo base, todo ello en una condiciones muy duras debido al mal tiempo que se había metido.
El "señor del cielo" nos dejó subir y bajar y en el recuerdo nos queda una montaña impresionante como es el Khan Tengri, otra no tan impresionante, como es el Marble Wall, pero complicada y con sus peligros y por supuesto la amistad y compañía de toda la gente del campo base del Khan Tengri y de los dos madrileños con los que compartimos el proyecto Carlos Agüero y Francisco Javier Montero. Por último no debemos olvidar dar las gracias a las entidades que hicieron posible la realización de este proyecto por su apoyo y ayuda como son el Excmo. Ayuntamiento de Torrelavega y la Consejería de Cultura y Deportes de la Diputación de Cantabria.
Pin It

Galerías Fotográficas

Galerías fotográficas

Aqui puedes ver las fotografías de algunos de nuestros socios.

Eduardo Rucandio
Luis Felices