El Valdecoro desde los invernales de IgüedriEsta vía fue abierta durante los dias 6 y 7 de junio del año 1969 por Gervasio Lastra, Ezequiel Conde, Miguel Angel Herrero y Enrique Muñiz. La primera reseña que aparece de la vía es en la revista Peñalara, nº 384, en 1970. Desde entonces, nada sustancial ha cambiado en esta montaña tan significativa en el valle de Liébana, salvo los intrépidos escaladores que se atreven a seguir la línea trazada en aquel año. Estos han cambiado su forma de vestir, relatar las experiencias, enfrentarse a la escalada, dialogar, pero esta vía ha permanecido prácticamente como se abrió. Los viejos buriles, que han sufrido el paso de generaciones de escaladores, así como los clavos, seguían en su sitio, sin ofrecer garantías de soportar el peso de algún escalador queriendo volar como los buitres cercanos.

Clavos extraídosEn septiembre de 2010 decidimos un grupo de compañeros de Altai rehabilitar esta vía, renovando todo lo viejo que tanto miedo ha dado a más de uno. Se trataba de reequipar, es decir, sustituir lo viejo por nuevo material, salvo alguna pequeña modificación consultada y admitida por los aperturistas. Comenzamos en septiembre y hemos finalizado en abril de 2011, habiendo trabajado durante cuatro días en total, hasta el día 9 de abril. Reunión 3ª reequipada, con buril y casquillo viejos a la vistaEl trabajo que hemos realizado ha consistido en sustituir los buriles por paraboles de métrica 10, tanto de reuniones como de progresión. Los clavos también han sido sustituidos, algunos eliminados de reuniones donde no eran nada útiles por su mal estado.

Buriles y spits sustituidos

También hemos hecho dos descubrimientos. El primero, en el L5, bajo el techo inclinado, donde la vía original asciende verticalmente desde el primer clavo que hay al salir de R4 y sigue hasta encontrarse con dos buriles sin chapa que llevan hacia la izquierda a buscar el canalizo que sale del techo inclinado. Actualmente, creemos que nadie va por allí, pues al salir de R4 se asciende por la placa que lleva al comienzo de ese canalizo, en el techo inclinado.L5, trazado original indicado por las flechas Esta última línea es la que hemos arreglado. El segundo, una variante que sale a poco de empezar el L6, saliendo hacia la izquierda para después volver a la derecha, entrando en un diedro, con algo de hierba, muy bueno. En tres largos se llega a la cima. Las reuniones las hemos equipado con paraboles, pues había buriles, y hemos cambiado clavos.

En la vía hemos dejado algún resto (un buril y dos clavos) como muestra del equipamiento de esos años, a petición de uno de los aperturistas, Ezequiel Conde. Sin embargo, junto a ellos hay equipamiento nuevo (parabol o clavo) que permite asegurarnos con tranquilidad. En total se hace en 8 largos, con cuerdas de 60 m.

Esperamos que os animeis a realizar esta fantástica escalada, es un auténtico placer para la vista y el "patio" está asegurado. Creemos que ahora perderá ese aura de vía en mal estado y de poco interés. Todo escalador que goza en los Picos de Europa debe realizar, al menos una vez en su vida, esta legendaria escalada.

¡Que la disfruteis!!

Pin It

Galerías Fotográficas

Galerías fotográficas

Aqui puedes ver las fotografías de algunos de nuestros socios.

Eduardo Rucandio
Luis Felices